miércoles, 3 de mayo de 2017

Excursión 344: Valle Enmedio

FICHA TÉCNICA
Inicio: Collado del Hornillo
Final: Collado del Hornillo
Tiempo: 5 a 6 horas
Distancia:  18,3 Km
Desnivel [+]: 770 m
Desnivel [--]: 770 m
Tipo: Circular
Dificultad: Media
Pozas y agua: Sí
Ciclable: En parte
Valoración: 5
Participantes: 29

MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta














TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
Mapa 3D (archivo kmz)

RUTA EN WIKILOC
Ver esta ruta en Wikiloc


RESUMEN
El día promete, principio de mayo con la primavera reventona, temperatura ideal para la práctica del senderismo, cielo azul con alguna que otra nube blanca bien perfilada, Parque Natural Sierra Norte de Guadarrama por su vertiente segoviana y, como no, excelente compañía, cóctel seguro para que el día sea perfecto.

10:30 hora de salida en el Collado del Hornillo, situado pasados 6.5 Km. de la pista que sale del restaurante del Puerto de los Leones y que va hacia Peguerinos.

Tal como llegamos, sin tiempo para los saludos, Antonio dio la voz de “vamos”. Andamos apenas 300 m por la pista, dirección Peguerinos y tomamos un sendero a nuestra derecha, caminamos como 1,2 km y nos reagrupamos. Aproveché la parada para saludar a los que anteriormente no pude, entre otros a Antonio, quien me bendijo con la varita de cronista. Como añoro aquellos tiempos donde todos y, digo bien, todos corríamos hacia Melchor para obtener su gracia… pero los tiempos cambian.

Continuamos la marcha, girando nuevamente a la derecha, para llegar a Peñas Blancas, con espectaculares vistas al Valle de Enmedio.

Podríamos bautizar el paraje, como la “lite Pedriza”, con sus caracoles, sus tortugas, su león marino, sus caballitos perfectamente definidos y su carro del demonio. Este último símil, no lo vi, por lo que pregunté ¿carro del demonio? Y Paco me contestó, allí esta! pero mira que miré y, ni sus ruedas vi, ni su yunta avisté y, qué decir del constructor, tampoco apareció.

Aparte de la anécdota, el conjunto de moles de piedras es espectacular y para disfrutarlo más, hicimos allí mismo el avituallamiento de medio día.

Dejamos Peñas Blancas y tomando el mismo camino por el que llegamos, nos desviamos ahora hacia la derecha, para descender al Valle de Enmedio.

Tras cruzar el Valle, pasamos por las ruinas del refugio del mismo nombre y, al rato, despedimos a nuestros colegas fugaces. (Que si, que los fugaces hacen lo mismo, que si hacen más, que si menos, pero el título no hay quien se lo quite, hay que reconocerles el esfuerzo de acompañarnos todos los miércoles y compartir con nosotros solo parte de las excursiones).

Ya de bajada llegamos al arroyo del Toril y siguiéndolo en sentido descendente, llegamos a su pequeño embalse.

Continuamos por la pista, muy cómoda de transitar, divisamos el camping Valle Enmedio, lo dejamos a nuestra izquierda y continuamos por la pista, ahora asfaltada, hacia el Camping La Nava, dirigiéndonos al embalse de Cañada Mojada, bonito lugar donde la tranquilidad de sus aguas reflejaban el entorno, por lo que los clic de las cámaras no paraban de sonar. 

Unos metros más arriba, un buen sitio y mejor momento para repostar, los pinares nos daban una excelente sombra, la brisa nos refrescaba y aunque estábamos a unos 10 km. en línea recta de Madrid, el canto del cuco, nos acompañó en nuestro descanso. 

Habíamos llegado al ecuador de la excursión y, comenzamos un ascenso que parecía que nunca terminaba. Continuamos la marcha, por una senda paralela al arroyo Chulevo, donde alcanzamos el Collado de la Gargantilla y nuevamente tomamos la antigua carretera que sube a Cueva Valiente, punto para futuras excursiones.

El resto de asfalto que quedaba en la pista, hacia algo pesado el caminar, junto con la pendiente y la poca sombra, hicieron que fueran los momentos mas duros de la jornada y como en otras tantas ocasiones, los restos de la feroz y sangrienta guerra que sufrieron nuestros abuelos, desde el 1936 al 1939 yacían esparcidos a nuestro alrededor, a un lado los de los republicanos y a otro, los nacionales.

La pista, cada vez tomaba mas inclinación, poco a poco ganábamos altura, con poco viento refrescante y alguna que otra parada para contemplar el paisaje y bautizar alguna roca. El ascenso se hizo bastante pesado, fueron 8 Km. de subida continuada desde que escuchamos al cuco.

Dejamos la carretera a escasos 1.5 Km. de cueva Valiente, para tomar una senda por fin descendente. En un kilómetro bajamos lo que habíamos subido en cuatro. La teoría de que todo lo que sube, baja, cierta es, pero la intensidad entre la subida y la bajada… dejo los puntos para que cada uno tome sus conclusiones.

Llegamos de nuevo al Collado del Hornillo, principio y fin de esta esplendida excursión; tuve la sensación de estar prácticamente los casi 18 Km. subiendo y, viendo ahora el perfil de la marcha, estuvimos subiendo el doble de kilómetros que bajando.

Amigos, yo pasé un día fenomenal, los kilómetros y el desnivel los justos, el entorno, el clima de 10 y de la compañía qué decir, con vuestro permiso le daré sus 5 hermosas sicarias a la jornada 344 Valle de Enmedio. 
Paco Donaire

FOTO REPORTAJES

VÍDEOS

FOTOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario