Otras rutas

viernes, 3 de junio de 2016

Excursión C01: Cueva Palomera
   
FICHA TÉCNICA
Inicio: Cueva Palomera
Final: Cueva Palomera
Tiempo: 4 a 5 horas
Distancia: 2,5 km
Desnivel [+]: 40 m
Desnivel [--]: 40 m
Tipo: Circular
Dificultad: Baja
Valoración: 5
Participantes: 35



MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta























PLANO
* Plano topográfico de la cueva






















TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
RESUMEN
Visita a Cueva Palomera como primera excursión del grupo a las Merindades, de la mano de María Ángeles y Migue Ángel, con parada previa en Puentedey, donde contemplamos el monumental puente natural creado por el río Nela.

La visita a la Cueva Palomera la realizamos en dos grupos en distintos días, dado que hay un número máximo permitido por razones de protección y seguridad.

Partimos del aparcamiento que hay en el Alto de la Concha, y desde allí, tras ponernos los cascos y recibir instrucciones de los guías, nos dirigimos a la entrada de la Cueva Palomera siguiendo un bonito camino rodeado de frondosos árboles.

La entrada a la cueva sorprende por su amplitud, parecía un enorme ojo que salía de las entrañas de la tierra. Por una escalinata accedimos a la Rampa de Palomera, sin más luz que la de nuestros frontales o linternas pasmos por la Sala Edelweiss, accediendo a la Galería Principal, donde el silencio y la oscuridad eran absolutas, tanto que apagando las luces y permaneciendo cayados llegamos a escuchar el sonido de las gotas cayendo por las grietas y estalactitas.

Proseguimos hasta la base de Sima Dolencias, único lugar donde entra la luz haciendo mágica su contemplación, en época de lluvia forma una cascada de inigualable belleza. Continuamos por la Galería del Teléfono hasta llegar a la Sala del Cacique, donde las formaciones rocosas y figuras que el agua ha labrado son espectaculares.

Desde la Sala del Cacique regresamos por el mismo camino a través de la Galería del Teléfono hasta la galería que permite la conexión de ésta con el último tramo de la Gran Diagonal, desde donde seguimos hasta el Museo de Cera, pasando por la única parte más angosta de la cueva y que a más de uno le hizo no continuar. Sin embargo los que accedimos nos llevamos como premio la contemplación de gran cantidad de estalactitas, estalagmitas, coladas, abanicos de sorprendente belleza.

La vuelta la realizamos siguiendo la Gran Diagonal hasta su conexión con la Galería Principal, punto en donde volvimos a tomar el camino realizado a la ida.

En el camino de regreso al aparcamiento, nos desviamos para contemplar la encina bajo la cual se reunía antaño el concejo de la Merindad de Sotoscueva y la gran hondonada del Sumidero de Río Guareña, con impresionantes vistas de la Ermita de San Bernabé.

Terminamos la jornada cenando en Espinosa de los Monteros, cargando las pilas para las bonitas excursiones que nos esperaban por las Merindades y que están descritas en estas entradas al blog.

Por las impresionantes imágenes de la cueva y las detalladas explicaciones del guía, esta excursión se merece de sobra nuestra máxima puntuación.
Paco Nieto


VÍDEOS


domingo, 10 de julio de 2016

Excursión G01: El GMSMA en globo por Segovia
   
FICHA TÉCNICA
Inicio: Segovia
Final: Segovia
Tiempo: 1 a 2 horas
Distancia: 8,14 km
Desnivel [+]: 1328 m
Desnivel [--]: 1128 m
Tipo: Sólo ida
Dificultad: Media
Valoración: 5
Participantes: 7


MAPAS
* Mapas de localización y 3D de la ruta


























PERFIL
* Perfil, alturas y distancias de la ruta














TRACK
Track de la ruta (archivo gpx)

PANORÁMICA 3D GOOGLE EARTH
RESUMEN
Empezando por dejar claro que en varias ocasiones y desde distintos frentes, he recibido amables proposiciones de crónicas, que he logrado soslayar con un "yo sólo las fotografías", tengo que encontrarme hoy aquí, sin argumentos para eludirlo,  por el tema, las fotos y la situación.

Vamos a ello : 
Decididos por su audacia y animados por mis comentarios - siendo las 7:00  AM - acuden dispuestos a volar y suben al globo de Cirros, los senderomagos y acompañantes que figuran en las fotografías. Unos leves tirones del cabo que nos mantiene anclados al Toyota hasta que el piloto y amigo Laureano Casado hace la suelta, escuchando la repetida frase de siempre "¡ Anda, si esto no se mueve ¡ "

Ya colgados en la barquilla, que semeja un balcón suspendido en el espacio, vemos y cruzamos un cambiante Segovia al recibir los primeros rayos del Sol en el amanecer. Desde 500 – 600 metros, apreciamos todos los monumentos y detalles de la ciudad, para desde la cota de los 1.250 m. contemplar su espectacular conjunto.

Acompañados por más globos, que impulsados por las mismas corrientes de viento siguen nuestro recorrido, hacemos vuelo rasante sobre los campos de cereal y los primeros brotes de girasoles, todavía sin flor, pudiendo observar que el ruido de los quemadores espanta y nos deja ver a numerosos conejos y liebres.

Última subida y como “el tiempo se pasa volando ..... “ estamos a una hora del despegue, buscando un camino para el fácil acceso del vehículo con remolque que nos sigue y hacer la toma de tierra, que se efectúa después de tres impactos y a barquilla tumbada.

¡ Como siempre, todos sanos, con gran alborozo y aplausos ¡. Recogida de vela y barquilla, para tras charla a pie de campo, tomar unos zumos y proceder al ineludible brindis con cava.

El Restaurante La Postal en Zamarramala, es el culpable del desayuno a base de huevos fritos con beicon o rica tostada de pan con tomate y jamón.

Una vez finalizada la actividad del vuelo en globo, bajamos a la Alameda de la Fuencisla y aparcamos los coches al amparo de su tupida sombra, siendo  observados de cerca por el majestuoso Alcázar, que dejamos a nuestra derecha según remontamos la ribera del río Eresma  a su paso por el barrio de San Marcos, para pasando por debajo del Puente de la Castellana, llegar a las proximidades del Ingenio de la Moneda (Fábrica de hacer dinero en tiempos de Felipe II), donde visitamos el patio exterior con las recientemente instaladas ruedas hidráulicas de madera, que dan fuerza a los distintos sistemas de acuñación.

El camino, amenizado por un canalillo de agua, nos sube desde el azud de la Casa de la Moneda por la Alameda del Parral junto al río.

Este tramo, uno de los rincones más hermosos de Segovia, declarado Paraje Pintoresco en el año 1947 motivó el refrán: “De los Huertos al Parral, paraíso terrenal”. Disfrutamos este pequeño paraíso, donde aún se conservan antiguas huertas. Los árboles frondosos permiten un paseo muy fresco en los meses de verano, casi todos castaños de Indias y plátanos, ya que los álamos que le dieron nombre sucumbieron a finales del siglo XX, por culpa de la grafiosis. Entorno cambiante a lo largo de los meses del año, es frecuentemente lugar de paseo de los segovianos.

Seguiremos hasta llegar al puente, a nuestra derecha, donde un monolito evoca al genial poeta Antonio Machado, haciendo mención al “puente de sus ojos” por las gafas, quien paseó por esta misma senda en los años en los que vivió en nuestra ciudad, como profesor de francés y de literatura.

Llegando al Puente de Madera, la  Senda de los Molinos une paisaje, naturaleza, geología e historia industrial de la ciudad de Segovia. Esta ruta, que transcurre por el barrio de San Lorenzo, es un agradable paseo siguiendo la ribera del río dejándole a nuestra izquierda que nos acerca a su pasado industrial visitando lugares como las antiguas Fábricas de Papel, Borra, Hielo. En la actualidad, se encuentra en esta zona la Escuela Taller Municipal (CIEES de San Lorenzo) y Algunas viviendas, manteniéndose parte de la obra hidráulica. Continuando la senda encontramos los Molinos Portalejo, la Perla, Cabila, de la Hoya y la Aceña, que se surten de un caz común.

Superando la Peña del Pico y siguiendo la frondosa senda llena de vegetación, llegamos a la presa Tizona y aprovechando la escala de peces instalada para facilitar la subida de estos, damos vista al cárcavo del Molino Cabila, encontrando este tramo inundado ya que solamente es transitable en época de estiaje.

Nos queda volver sobre nuestros pasos y subiendo unas rústicas escaleras, sobre una de las salidas del caz, dirigirnos hacia la muy bonita y bien conservada Plaza de San Lorenzo, con su iglesia románica que se completa con un atrio de columnas pareadas rematadas por hermosos capiteles y esbelta torre de ladrillo.

En esta misma plaza, iniciamos desde Casa Paco una “Senda de Tapeo” para terminar comiendo cerca de la Plaza Mayor en el Restaurante San Miguel.

Desconozco cuantas sicarias corresponden a lo aquí relatado, pero doctores tiene la Santa Madre Iglesia, que las sabrán adjudicar ........
Ángel Vallés


P. D. : Las primeras seis fotografías, corresponden al vuelo del sábado, realizado por Mercedes Sánchez y su amiga Pilar Martorell.

No hay comentarios:

Publicar un comentario